1. Conceptos y definiciones.

“La física cuántica moderna demuestra que, en realidad, habitamos un universo vibrante e inteligente en el que cada uno de nosotros desempeña un papel fundamental a la hora de darle forma”

En este módulo veremos qué es la energía y qué relación tiene con los diferentes aspectos que forman parte de nuestro ser. El equilibrio entre estos aspectos, es lo que hemos denominado Inteligencia cuántica. Lograr nuestra inteligencia cuántica significa encontrar el equilibrio en todos los aspectos que somos: mente, cuerpo, emociones, alma y sin olvidarnos de nuestra multidimensión, que también es energética.

SOMOS ENERGÍA

A esta altura, ¡ya lo sabemos! Todo es energía. Somos energía… Costó muchos años que algunas personas acepten estas ideas que venían de la espiritualidad. Pero la ciencia lo dice, y hasta para las personas más escépticas ya no puede quedar lugar para dudas…Estamos asistiendo, como nunca antes en la historia de la humanidad a maravillosas épocas donde ciencia y espiritualidad, van casi, casi, de la mano…

¿Ahora, qué implica esto? ¿Para qué nos sirve saberlo?

Somos energía, como la luz. El Universo es energía  y nosotros somos parte de él… Vamos a observar diferentes aspectos de nuestra naturaleza energética y del sentido y la práctica que podemos encontrar en este conocimiento. Autores muy prestigiosos hablan de esto. Gente que proviene de la espiritualidad, de la ciencia, de la filosofía… Conocimientos ancestrales ya nos lo transmitieron de manera intuitiva. La física cuántica hoy abre puertas a extraordinarios descubrimientos que nos cambian totalmente la percepción del mundo y nos convierten de “víctimas” en “ protagonistas”, “ co-creadores de nuestra realidad…

Desde la Ciencia, y obviamente lo traigo primero a esta reseña, porque lo considero una de las personas que más me ha enseñado en este último tiempo a incorporar en mi vida una Ley, como la de desdoblamiento del tiempo y del espacio y con ella, ir logrando equilibrio y  encontrarme con mi propósito. Me refiero a Jean Pierre Garnier  Malet quien afirma, entre otros conceptos, que somos emisores y receptores de energía. Y que nuestros pensamientos son energía.

Otros también afirman que vivimos en un campo de energía, y que la emoción también es energía. Así Gregg Braden, en La matriz divina, nos muestra que a través de la emoción  podemos modificar nuestra realidad.

La científica, Valerie Hunt, en su   libro “Infinite Mind” (Mente Infinita)  afirma que el cuerpo sano es un campo de energía electromagnética interactivo y en movimiento”.

Y el maravilloso, Wayne Dyer, en su libro, la Fuerza del Espíritu nos dice: “Todo lo que hay en nuestro universo no es más que energía. Es decir, en esencia, todo vibra a determinada frecuencia.”

Así que podemos ver “TODO” como energía, desde lo macro, el Universo. Hasta lo mas pequeño, lo micro. Y nuestro cuerpo, mente y emociones también.

Somos energía, podemos experimentarlo de diferentes formas. Vivir esto de múltiples maneras. Cuando lo internalizamos, todo cambia. Lo concreto, lo cotidiano. Comenzás a observar todo desde el fluir de la energía o el bloqueo que vas haciendo de este fluir. Observás en términos de vibración, y te hacés responsable de tu propia vibración, de tu energía… de la que está a tu alcance cambiar para sintonizar con lo que querés lograr y sintonizar en el equilibrio del universo.

¡De TU Universo!

CAMBIO MI ENERGÍA PARA RESOLVER LO COTIDIANO

Pensar en términos de energía, implica conocer más , pero sobre todo, tomar más consciencia en nosotros mismos. De nada serviría saber de qué se trata esto, si no lo podés aplicar a tu vida cotidiana, a tus relaciones, a tu trabajo, a tus problemas.

Ese es el gran desafío, que podamos ver cuánto nos aporta a la vida cotidiana esta conexión con nuestro ser…Muchos me dicen: CON EL SER NO SE COME!!! Y sin embargo… es todo lo contrario… Con el Ser encontramos recursos que antes no conocíamos de nosotros mismos, y nos permite, no solo “comer”, sino vivir mejor!!

Vamos a conocer un poco más de la energía, en palabras de Wyne Dyer, en La fuerza del Espíritu.

“La energía es la velocidad o frecuencia del campo de energía de un individuo. Una frecuencia más elevada ayudará a resolver un problema, mientras que una frecuencia inferior intensificará los problemas e inhibirá las soluciones.

Posees en tu interior la capacidad absoluta de aumentar tu frecuencia e intensificar el campo de energía de tu vida cotidiana. Al aumentar la velocidad a la que vibras, entras en las frecuencias del espíritu y te apartas de las que están arraigadas en el mundo material de los problemas.”

Si aún no experimentaste tu energía,te invito a hacer un ejercicio…

EJERCICIO:

Registrá cómo estás ahora… ¿Cómo sentís tu cuerpo? ¿Qué emoción dirías que tenés en este momento? ¿O una emoción “ te tiene”? ¿Tus pensamientos están serenos o van para todos lados, o .,,están enfocados en un problema específico? ¿Cómo definirías tu “estado”?¿ En equilibrio, desequilibrado/a? ¿Más o menos?

Ahora, te invito a Centrarte en tu respiración. Tomá respiraciones profundas. Comenzando por tu abdomen, luego por el pecho, retené un poco, no hace falta que cierres los ojos… Y soltá…. Hacelo 2 o 3 veces… ¿Cómo estás ahora?

¿Qué dirías que cambió?, además de una parte que es biológica. Lo que cambió es tu energía. Reconocé así día a día cómo sentís tu energía. Y podés comenzar a cambiarla  con estas respiraciones.  Si podés mantené esta energía para continuar con tu día ¿Qué notás moviéndote desde esta energía? ¿La podés sostener?  ¿Por qué?

Ya hemos trabajado todo un año con respiraciones conscientes, más ejercicios para aplicar en determinados momentos, que ayudarán a cambiar tu energía, para salir del estrés y conectar con tu mejor vibración y sobre todo, sostenerla a lo largo del día, sin que las circunstancias externas te desequilibren.

Te invito a escribir  ¿qué notaste con esta respiración? Y ¿cómo podés integrar el concepto de energía?

“Si quieres descubrir los secretos del universo, busca en términos de energía, frecuencia y vibración” Nikola Tesla.

Todo es energía.
“Todo es cuántico” José  Ignacio Latorre. Físico Cuántico.

Albert Einstein, en su ecuación sobre la Energía en reposo (E=MC2) expuso que la energía y la materia están directamente relacionadas y que pueden transformarse la una a la otra. Y decía que “Todo en la vida es vibración”

Cada átomo, cada moléculaa, la tierra, todo tiene su propia vibración. Nosotros también.

Einstein, con esta fórmula, dio lugar a un nuevo entendimiento sobre el funcionamiento del mundo, diferente al que nos traía la antigua física clásica Neutoniana.

La física cuántica y Garnier en particular, toman los conocimientos de Einstein, para desarrollar su teoría.
Estamos rodeados de ondas y frecuencias que no solo emite nuestro entorno, sino nosotros mismos.

Antes de continuar, quiero recordarte estos conceptos, que tienen fundamental importancia para todo esto que vamos a hablar.

Física cuántica y la importancia del observador

No obstante, desde el punto de vista cuántico, energía y materia no pueden existir en una misma realidad si no solamente en la probabilidad. Lo que Chopra y nosotros tomamos como el mundo de infinitas posibilidades, y el campo de la potencialidad pura.

Esto significa que nuestro mundo físico está compuesto esencialmente de ondas y partículas que conforman entidades cuánticas y que solo existen en forma de infinitas posibles realidades. Estas se manifiestan en la realidad, en lo que conocemos como nuestro espacio-tiempo, una vez que son observadas.
La física cuántica denominó este proceso como «colapso de la función de onda» o «efecto observador». Recordemos lo que nos mostraba el Experimento de la Doble rendija y el revolucionario experimento hecho con humanos de marzo del año 2019.
Todo esto apunta a que uno no está separado del mundo que observa y que normalmente define como algo separado o exterior. Su percepción determina la forma de su realidad.
Todo lo que existe en nuestra realidad física existe como puro potencial y es nuestra mente la que moldea la energía de las infinitas posibilidades tal y como queremos.
Cuando hablamos de El ser humano como observador/creador, recuerden que siempre hablamos de CO CREACIÓN. Esto es, creamos siempre en sincronía con un orden perfecto. Creador, Dios, Todo, Consciencia. En un perfecto orden.
En este sentido, un físico que aporta conceptos muy interesantes. Nassim Haramein , profundiza en este aspecto:

“Hay un concepto de que una persona puede crear su propia realidad. Este concepto es parcialmente correcto, porque generalmente se discute de una manera única. Por ejemplo, una persona enviando un mensaje al campo con una petición, intención, oración, deseando un resultado. Esto es solo la mitad del bucle. La ola que estás enviando es la parte de alimentación hacia adelante del bucle. Tenés que darte cuenta de que la ola que vuelve es el feed-back, que es el resto del universo creando su realidad y respondiendo a ti. El Universo, campo , el divino,, actúa con el resto de la humanidad y tu creación y el universo te da un resultado que es la combinación de las olas de alimentación de todos. Si una persona pudiera crear su realidad de la forma en la que quisiera, algunas cosas pasarían:

1.-SERÍAS el único que  estarías en ella, porque todos los demás estarían creando la suya propia. Sería muy solitario. 2.-También te aburrirías en segundos, desde que tendrías todo lo que quisieras.

Lo que pasa es que pones tu intención en el campo y te mantienes abierto a lo que  vuelve, dándote cuenta de que va a ser modificado para la evolución más alta de todo. Esto te da empatía por ti y por los demás. Puede que no consigas exactamente lo que esperabas, pero ahora, estás aprendiendo de la experiencia. La totalidad del aprendizaje de todos, es como el universo aprende sobre si mismo. “

Por eso es que JPGarnier Malet nos habla de crear nuestro mejor futuro, tomando lo que el doble nos va aportando como guía en el día a día. Porque el doble sabe cuál es el camino en base al orden del campo.

Y es desde esa consciencia que hablamos de pensamiento benevolente y no pensamiento positivo. El benevolente, incluye la consciencia de que será lo mejor en función de todos. Nunca de nuestra propia voluntad basada en el control, en la manipulación, o en el individualismo.

CONCEPTOS QUE SON IMPORTANTES SIEMPRE
NUESTRA OBSERVACIÓN DETERMINA LO OBSERVADO

Primero viene la energía. Luego la materia.

Por eso, primero digo SI a algo, luego lo manifiesto

Toda lo que se crea en la vida,  nace de un pensamiento previo que lo crea.

Por eso, es importante la VISUALIZACIÓN, y la entrega al doble. Lo que creamos, primero se crea en la dimensión de nuestro doble.

CREER PARA VER

CO.CREO SIEMPRE MI REALIDAD. PERO NUNCA SOY VÍCTIMA DE ELLA, SINO PARTE INSEPARABLE.

Podemos concluir, por tanto, que el universo físico es un campo de información interconectado que potencialmente lo es todo pero físicamente es nada. Solamente la mente del observador consciente es capaz de influir en la energía para que las ondas energéticas se manifiesten de forma física.

Una vez que logramos comprender este concepto y aprendemos a mejorar nuestra capacidad como observadores para COCREAR NUESTRA REALIDAD, nos adentramos en el camino que nos llevará a vivir la mejor versión de nosotros mismos y de nuestra vida.

Manifestación de la energía: Ondas y frecuencia

Teniendo en cuenta entonces que la realidad de nuestro mundo físico externo está en un estado constante de vibración, debemos saber que esta energía vibracional se mueve en forma de ondas que a la vez poseen una serie de amplitudes y de frecuencias que proporcionan unas características y comportamientos diferentes.

Tomemos como ejemplo nuestro espectro electromagnético, fundamental a la hora de medir una de las cuatro fuerzas básicas de la física. El extremo izquierdo se corresponde con las ondas de baja frecuencia que va creciendo desde las ondas de radio hasta los rayos gamma.

A nosotros los seres humanos solo nos es posible percibir una muy pequeña parte de estas ondas mediante nuestros sentidos pero todas ellas están presentes y estamos expuestos a ellas en prácticamente todas nuestras actividades diarias.  El mundo a nuestro alrededor está permanentemente «VIBRANDO».

No haremos acá una explicación desde la física que los tipos de onda, y las características. Porque nos excedería en este espacio. Recordemos que acá no vamos a dar aspectos desde la ciencia, sino desde los aportes que nos hace la ciencia.

«El Universo es más bien música que materia.»

                                                                        Donald Hatch Andrews

La Tierra gira en su eje a un promedio de 1674,3 Km por hora. Se traslada alrededor del Sol a 107.280 Km por hora y se mueve alrededor de la galaxia a 792.000 Km por hora.
Todo ello genera una vibración que no es percibido.

La Tierra emite una vibración generada por su campo magnético que influye directamente sobre el organismo de los seres vivos.

Todos los seres vivos emiten frecuencias vibratorias. Nuestro cerebro tiene una frecuencia vibratoria igual a la frecuencia de la Resonancia Schumann.
Y es la misma frecuencia de los cerebros de los mamíferos.
Los  cambios de frecuencia que se producen en la vibración de la tierra están relacionados con la propia vibración de las células provocando cambios evolutivos en nuestro ADN.
De ahí que a medida que la tierra se acelera, nosotros los seres humanos también lo hacemos y nos vamos aproximando así hacia un cambio en nuestra energía y nuestra conciencia.
Por lo tanto, vamos a ver cómo nos relacionamos los seres humanos con la energía.

¿Qué es la vibración?

Con frecuencia escuchamos o usamos la palabra vibración y algunas relacionadas, es más, intuimos su significado pero se nos dificulta definirla claramente. Decimos cosas como: “esta casa tiene mala vibra”, o “Pepito está en mala onda”, o “esta persona y yo no resonamos”; pero, ¿a qué nos referimos con estos términos?

Todo elemento de la creación a nivel atómico es materia y toda materia es energía: el sonido es energía, la luz es energía, las emociones son energía, nuestros pensamientos son energía; nos hallamos en un universo en el que todo es energía. Materia y energía son inseparables.

Una vibración es la propagación de ondas de energía, la frecuencia es la cantidad de veces que esa onda oscila en un segundo y se mide en hertz y la resonancia es la coincidencia de ondas.

En términos prácticos, en nuestro cuerpo la vibración es la frecuencia que emitimos desde nuestro interior hacia el exterior en forma de emociones y sentimientos. Tú vibras porque eres materia y la materia está formada por átomos y moléculas que responden a la energía.
Ya que toda acción, deseo, pensamiento, sentimiento e intención vibra, tenemos el poder de elegir deliberadamente en qué frecuencia queremos estar y de esta manera elegir como queremos vivir.

Todo es energía y eso es todo lo que hay. Sincronízate con la frecuencia de la realidad que quieres y no podrás hacer otra cosa que conseguirla. No puede ser de otra manera. Esto no es filosofía; es físicaAlbert Einstein

Tenemos nuestra propia energía

Como no podía ser de otra manera, al igual que el mundo que nos rodea en el que todo está vibrando, nosotros también estamos vibrando, tenemos una energía vital.
Nuestro cerebro cobra aquí un papel fundamental. En él, como órgano electroquímico, existen cuatro tipos de ondas cerebrales (Beta, Alfa, Theta y Delta) con diferentes frecuencias. Cada una de estas está directamente relacionada con un estado de conciencia. Las ondas cerebrales más rápidas corresponden a una conciencia de menor frecuencia mientras que la sondas cerebrales más lentas se corresponden con un estado de conciencia más abierto y elevado. En cada nivel nos comportamos de forma diferente y todos ellos los experimentamos, por ejemplo, durante el sueño en sus diferentes fases.

Éstas, junto con todas las demás vibraciones que forman parte de nuestro día y que son fruto de nuestro estado físico,  pensamientos, emociones, van a conformar lo que conocemos como vibración personal. Y nosotros además, vamos a resonar con una frecuencia especial que proviene de la conexión diaria con el doble.

Podemos elegir nuestra vibración personal

Ya sabemos que la vibración podemos elegirla, teniendo en cuenta todos los aspectos que desarrollamos el primer año de la Formación. Todos nos conectamos e intercambiamos energía. Permanentemente la emitimos y la percibimos. Nada está aislado, todo está entrelazado. Y en permanente cambio. La constante de la energía es el cambio. Somos antenas que recibimos vibraciones y las emitimos.
Nuestras emociones generan vibraciones y podemos ver dos particulares, a partir de las cuales todas tienen también una vibración : el amor y el miedo.

Ver video “El campo de energía que nos rodea”

Ver video “Física Cuántica: La solución está dentro de ti”

Te invito a respirar profundo. A cerrar los ojos. A escuchar esta música. Y Registrar tus emociones, tus pensamientos, cómo se siente tu cuerpo. ¿Cómo definirías tu energía y la relación con tus emociones y pensamientos?

Ir arriba