3. Intuición

INTUICIÓN

La intuición no es algo que hemos tenido presente en nuestras vidas. Algunos sí. ¡Unos más, otros menos!
Hoy sabemos que la intuición es uno de los aspectos principales con los cuales nos moveremos durante toda nuestra vida, porque es el doble, ¡hablándonos!
Entonces, ¿cómo desarrollar la intuición? ¿cómo estar atentos? ¿cómo distinguirlo de otros pensamientos?
Vamos a ver que hay pensamientos que llegan, que decimos que son instintivos… instinto, una energía especial… no lo reconocés por la fuerza que tiene en tu cerebro, sino porque pareciera que hay otros aspectos tuyos que están presentes, como tu estómago, tu corazón. Y de hecho, son diferentes…
Las intuiciones también… surgen y adquieren un lugar especial… tienen una energía especial.
Esto es lo que reconoceremos… Trabajaremos con la intuición el año próximo.

Vamos a profundizar en el concepto de la INTUICIÓN, a través de esta entrevista realizada al Dr. Jean Pierre Garnier Malet.

Tenemos dos tiempos diferentes al mismo tiempo: un segundo en un tiempo consciente y miles de millones de segundos en otro tiempo imperceptible en el que podemos hacer cosas cuya experiencia pasamos luego al tiempoconsciente.
¿Y todo eso sin enterarnos? Exacto. Tengo una síntesis instantánea de un análisis que he realizado en otro
tiempo aunque no tenga la memoria de ello.
¿Así funciona el tiempo? Sí, en cada instante presente tengo un tiempo imperceptible en el cual fabrico
un futuro potencial, lo memorizo y en mi tiempo real lo realizo. Tenemos la sensación de percibir un tiempo continuo. Sin embargo, tal como demuestran los diagnósticos por imágenes, en nuestro cerebro se imprimen solamente imágenes intermitentes. Entre dos instantes perceptibles siempre hay un instante imperceptible. ¿Como en el cine, que sólo vemos 24 imágenes por segundo? Sí, la número 25 no la vemos, es subliminal. En publicidad se ha utilizado ese tipo de imágenes para influir con éxito en nuestro comportamiento, lo que ha mostrado que lo subliminal es accesible a nuestra memoria. El desdoblamiento del tiempo ha sido probado científicamente y la teoría ha dado justificaciones a escala de partículas y a escala de sistema solar. Tenía entendido que las leyes de la cuántica no se aplicaban a las cosas grandes. El fenómeno del desdoblamiento del tiempo nos da como resultado el hombre que vive en el tiempo real y en el cuántico, un tiempo imperceptible con varios estados potenciales: memoriza el mejor y se lo transmite al que vive en el tiempo real.

¿Nuestro otro yo cuántico crea nuestra realidad? 

Podríamos decir que entre el yo consciente y el yo cuántico se da un intercambio de información que nos permite anticipar el presente a través de la memoria del futuro. En física se llama hiperincursión y está perfectamente demostrada. 

¿Estoy desdoblada como la partícula? Sí. Y sabemos que, si tenemos dos partículas desdobladas, ambas tienen la misma información al mismo tiempo, porque los intercambios de energía de información utilizan velocidades superiores a la velocidad de la luz. ¿Conoce el principio de los gemelos de Langevin? 

No. 

En los años 20, Paul Langevin demostró que si un gemelo viajaba a la velocidad de la luz, envejecía menos que el que se quedaba quieto. A Langevin no le creyeron. Hubo que esperar 50 años: en 1970, gracias a los relojes atómicos, se comprobó esa ley. 

Entonces, en ese tiempo imperceptible pasó mucho tiempo. 

Exacto: si puedo viajar a velocidades prodigiosas, un microsegundo se 

convierte en un día entero. Cuando regreso, no sé si me he ido, puesto que he estado ausente un microsegundo. 

Estupenda propiedad, ¿pero quién es el que viaja?, ¿yo? 

Existe otra propiedad conocida en física: la dualidad de la materia; es decir, una partícula es a la vez corpuscular (cuerpo) y ondulatoria (energía). Somos a la vez cuerpo y energía, capaces de ir a buscar informaciones a velocidades ondulatorias. 

¿Y cómo asimilamos esa información? 

En el sueño paradoxal, cuando estamos más profundamente dormidos y tenemos nuestra máxima actividad cerebral, se da el intercambio entre el cuerpo energético y el corpuscular. Y es ese intercambio el que le permite arreglar el futuro que ha creado durante el día, lo que hace que al día siguiente su memoria esté transformada. 

Vaya. 

El intercambio se realiza a través del agua del cuerpo. Ese intercambio de información permanente es el que crea el instinto de supervivencia y la intuición. 

¿Fabricamos potenciales por medio de nuestro pensamiento? 

Así es. Si por ejemplo pienso en una catástrofe, ese potencial ya se inscribe en el futuro y puede sufrirla usted u otro. De manera que la conclusión es: “No pienses en hacer a los demás lo que no quisieras que los demás pensaran en hacerte a ti”. No es una ley moral ni filosófica, es una ley física. 

Es difícil controlar el pensamiento. 

De día, mucho; pero justo antes de quedarnos dormidos tenemos un minuto, y basta con que durante ese minuto controlemos: esa es la manera de conectar con esa parte energética, llamémosla el doble, para pedirle que 

solucione los problemas. 

¿Es como una oración? 

No: es una relación, y hay que dejar totalmente las riendas al otro; las noches están para eso. La noche no sólo permite borrar potenciales no deseados, sino que también nos guía los pensamientos del día siguiente.” 

Leer artículo

EJERCICIO: 

Ahora reconoceremos la intuición en esta etapa que hemos compartido con el doble. 

  1. ¿Qué intuiciones te mandó?
  2. ¿Cuáles has seguido?
  3. ¿Qué ha pasado después?
  4. ¿Dudaste de alguna que haya sido intuición o pensamiento?
  5. ¿Qué pasó con eso, después? 

Hoy solo hacé la lista… o registrala, sin escribirla… 

Sabemos entonces, que nuestra intuición es confiable.  Si aún había dudas, las hemos disipado! 

Ahora es hora de mirar: ¿Cuándo aplicamos la intuición? ¿Qué cosas la bloquean en mi vida cotidiana? ¿Tengo el hábito de escuchar esa voz? ¿Para qué más podría utilizarla? 

HOY CONECTAMOS con esas respuestas y tomamos consciencia de cuántas decisiones hemos dejamos de tomar en el pasado, cuando aparecía una intuición y cuántas sí hemos tomado guiándonos en ella. 

¡Registramos la diferencia! 

Hay veces que sin pensarlo, actuamos de una determinada manera. 

Cuando estamos en contacto con nuestro doble, podemos confiar ciegamente en nuestro instinto. 

“Ese control (del adormecimiento diario que nos conecta con nuestro doble) nos da el mejor potencial disponible a la vez que modifica nuestros instintos e intuiciones.”( JPGM) 

Por lo tanto, el estar en contacto con nuestro doble, nos lleva a poder confiar en nuestro instinto sabiendo que él nos va a estar llevando a nuestro mejor futuro. 

Extraido de una conferencia de JP Garnier Malet: 

¿Cómo funciona esto? 

Vivimos en tiempos diferentes y no lo sabemos. A veces lo adivinamos, porque tenemos intuiciones, instintos y premoniciones. Sabemos que el sueño es algo especial pero no sabemos cómo funciona. 

Es importante SABER cómo funciona para poder utilizarlo. 

Si conocemos la ley que rige los instintos es muy difícil desequilibrarnos. Y es que, cuando nos desequilibramos, desequilibramos también a nuestro entorno. 

¿Cómo funciona? Si nos tomamos el tiempo de responder a una pregunta… esa pregunta puede necesitar de mucho tiempo para obtener una respuesta… 

Lo lógico es pues: suprimir ese tiempo, es decir: observar el tiempo de manera diferente. Voy a suprimir el tiempo entre la pregunta y la respuesta. 

Me vais a decir: pero ¿quién va a responder a mi pregunta? 

Pues, en el tiempo que suprimo, es decir: en el tiempo que ya no percibo, me voy a desdoblar y, otro observador va a responder a mi pregunta, se va a tomar el tiempo necesario para responder a mi pregunta, y, cuando tenga la respuesta me la dará. Y, como yo he suprimido el tiempo, tengo la respuesta al mismo tiempo que la pregunta. Eso me permite hacerme de nuevo otra pregunta, de la cual voy a obtener la respuesta inmediatamente lo cual me va a permitir hacer otra pregunta, de la cual tendré la respuesta inmediatamente. O sea, que al final, mi primera pregunta obtiene una enésima respuesta y todo ello ha ocurrido en un tiempo que para mí no existe. 

Todo el mundo está desdoblado 

Las estrellas están desdobladas, el universo está desdoblado, las galaxias están desdobladas, las partículas están desdobladas, y, como siempre digo: nosotros somos un saco de partículas. Me gustaría saber dónde están las partículas desdobladas, porque esto es una ley, perfectamente comprobada, desde hace más de un siglo. Hace unos 10 años, en ciencia, lograron demostrar que, cuando 2 partículas están desdobladas, reciben la misma información al mismo tiempo. A eso se le llama la “intrincación”. Por otro lado, sabemos científicamente que las partículas juegan con el tiempo, no hay futuro ni pasado, la partícula está a la vez en el pasado y en el futuro. 

Y yo, ¿no me podría beneficiar de eso mismo? 

Hay una propiedad del tiempo, muy importante, y es que no lo percibimos todo el tiempo. Es lo que yo he llamado “aperturas temporales”. No tenemos tiempo de percibir esas aperturas, pero hacia esas aperturas parten nuestras preguntas y regresan nuestras respuestas. Y es tan rápido que eso nos da la sensación de un instinto o una intuición. 

O sea que, si logramos “domesticar” nuestros instintos e intuiciones, recuperamos nuestro mejor equilibrio. 

¿Cómo lo hago? 

Esto significa que todo pensamiento desaparece inmediatamente en una apertura temporal y, en otro tiempo, se fabrica el futuro de ese pensamiento. 

El dicho de nuestro mayores toma sentido: 

“Quien siembra vientos cosecha tempestades”. La tempestad es inmediata, porque la tempestad se fabrica en otro tiempo. 

Y el teorema que va con la Teoría del Desdoblamiento toma vital importancia: “Piensa en hacer al prójimo lo que quisieras que el prójimo pensara en hacerte a ti”. 

Ir arriba