4. Vibración de las emociones.

Mayor Vibración = Mayor Consciencia

Al igual que la Tierra, nuestro cuerpo se compone aproximadamente de un 70%  o más de agua. El agua representa las emociones, lo cual nos indica que uno de nuestros mayores retos como humanos es entenderlas  y aprender a manejarlas.

La vibración de las emociones.

Las emociones tienen su propia frecuencia vibratoria; es más, solo existen dos emociones que los seres humanos podemos experimentar: miedo y amor. El miedo emite una larga y lenta frecuencia vibratoria, mientras que el amor tiene una rápida y alta frecuencia, el resto de las emociones son derivadas de estas dos.

El Doctor David R. Hawkins, reconocido psiquiatra, escritor e investigador, publicó en 1996 un libro en el cual nos ofrece un mapa de los campos de energía conocido como el “Mapa de la conciencia” aquí nos brinda una herramienta muy interesante con la que podemos evaluar nuestro nivel vibratorio dependiendo de las emociones o sentimientos que estamos experimentando y con ello tomar conciencia para realizar acciones que nos permitan ir elevando nuestra frecuencia vibratoria.

Según el doctor Hawkins, el nivel cero corresponde a la muerte y por encima de 700 a la iluminación; por encima de 200 empezamos a vibrar en la frecuencia del amor y experimentamos sensaciones físicas de expansión y por debajo de 200 vibramos en la del miedo, donde nuestro cuerpo básicamente se contrae generando bloqueos energéticos. En palabras del doctor Hawkins: “Todos los niveles bajo 200 a la larga destruyen la vida del individuo y de la sociedad y todos los niveles sobre 200 son expresiones constructivas de poder.”

MAPA DE LA CONSCIENCIA

Lo primero en esta tarea es entender que las emociones son energía, como todo lo que nos rodea.  Cada emoción tiene una vibración diferente. Mientras más baja sea, más densa y pesada se sentirá. La vergüenza, por ejemplo, es una de las frecuencias más bajas que podemos tener con un rango de 20 en una escala de 1 a 1,000, según el estudio del Dr. David Hawkins.

Nosotros también vibramos y de acuerdo a nuestra vibración será nuestra percepción de la vida y de las situaciones que vivimos en ella. Mientras más alta sea, mejor nos sentiremos y más elevada será nuestra consciencia. En el libro “Poder vs Fuerza” el Dr. Hawkins presenta un mapa fascinante de la geografía de la experiencia humana.  Lo llama “Anatomía de la Consciencia”.

Durante una investigación de más de veinte años el Dr. Hawkins identificó, utilizando la kinesiología, que en niveles bajo 200 (en su mapa de 1 a 1,000) el impulso primario es la supervivencia personal.  En el nivel 500, la felicidad de los demás emerge como la fuerza motivadora esencial.  Los niveles sobre 500 están caracterizados por el interés en la conciencia espiritual en uno mismo y en los demás, y al llegar a los 600 las metas más importantes son el bien de la humanidad y la búsqueda de la iluminación. De 700 a 1.000 la vida se dedica a la salvación de la humanidad.

Sabiendo estos datos no extraña saber que el amor tiene una frecuencia de 500, la alegría de 540 y la paz de 600. Por eso nos sentimos tan bien cuando experimentamos estas emociones. Como nuestra vibración total equivale a la suma de las distintas frecuencias en nuestro campo energético, a medida que vamos liberando emociones, creencias y patrones ancestrales de bajo rango, nuestra calibración total aumenta.

Ahora la pregunta clave es: ¿En qué nivel o frecuencia estás? ¿Qué tipo de experiencias crees que vivirás acorde a dicho nivel?

Según el Dr. Hawkins el 85% de la gente en la Tierra vive por debajo del nivel de coraje (o valor), sin embargo el “Mapa de la Consciencia” no tiene como fin establecer un dualismo entre lo que es bueno o malo; Hawkins destaca una y otra vez que ningún nivel es “mejor” que otro sino que todos son sencillamente una forma que puede tomar nuestra consciencia, así que esta herramienta es un mapa de crecimiento y estés en el nivel que estés siempre podrás ascender si así lo deseas.

Ir arriba